Hipo e epigastrio.

El hipo se produce por el movimiento involuntario y espasmódico del diafragma. En muchos casos, esto tiene que ver con una irritación del diafragma o algunos de los nervios causantes del hipo, como el nervio frénico y el nervio vago.
De alguna manera, si padecemos el hipo, podemos probar hacer una especie de masaje sobre la zona del diafragma presionando sobre el epigastrio. Esta zona se el espacio intercostal, y queda limitada en ambos lados por las costillas falsas. En la imagen se ve mejor.



Se puede masajear presionando ligeramente con las manos, o una forma más cómoda, es tumbándose boca arriba y se flexionan las rodillas para que presionen el abdomen.

Por cierto, cuando el hipo se acompaña de dolor en el epiglastrio, puede ser que se deba a un problema de gastritis.

Deshazte del hipo en 30 segundos.

Este remedio lo he extraído de un blog en inglés que se llama http://www.cognitial.com. El autor asegura que este remedio es efectivo y que en 30 segundos desaparecerá si se hace bien. El problema es que esta web esta en inglés, y la traducción es un poco mala. Por eso, os hago una traducción para que podáis aprovechar este remedio... yo no lo he podido probar, si lo utilizáis, comentar si os ha sido útil.

El remedio es el siguiente, primero hacéis una respiración completa, intentando llenaros de aire lo máximo y luego tiráis todo el aire hasta quedaros sin aire. Ahora empieza el remedio. Y a partir de ahora empiezan los 30 segundos.

Simplemente se trata de llenarse de aire. Una vez nos hemos llenado de aire, tragamos saliva y cogemos un poco más de aire, y luego volvemos a tragar saliva y a coger más aire. Así  hasta que no se pueda más. Este proceso tiene que durar por lo menos 30 segundos. Así que si en 15 segundos nos hemos llenado de aire y no podemos tragar más aire, tendremos que aguantar 30 segundos.

En fin, este es el procedimiento, ya me contareis.

Dióxido de carbono.

Cuando elevamos los niveles de CO2 en nuestro cuerpo, el cerebro ordena reducir el impulso de respirar y por tanto produce la relajación del diafragma. Por tanto, si tenemos un repentino ataque de hipo, bastará con aumentar la concentración de CO2. ¿Cómo? Veamos dos ejemplos:

Inhale y retenga el aire en un momento, pero exhale antes de que sienta mareado. Así consumiremos el O2 inhalado y aumentará la cantidad de CO2.

Otra forma de aumentar la concentración de CO2, es colocar una bolsa de papel - no hay que utilizar bolsa de plástico - tapando la nariz y la boca e inhale  y exhale muchas veces (10 veces mínimo).


Beber agua, pero caliente.

Este es un remedio sencillo y simple, no se necesita ponerse boca abajo, ni ingredientes mágicos ni aguantar la respiración. Basta con beber agua caliente para que desaparezca el hipo.

El hipo se produce a causa de movimientos espasmódicos del diafragma, y el diafragma es sencillamente un músculo aplanado y liso. ¿Y qué haces cuando te da un calambre en un musculo? Pues aplicas calor. Pues lo mismo se puede hacer cuando se tiene hipo.

Se bebe agua caliente y se consigue la relajación de este músculo, y de los nervios que lo gobiernan. De hecho, los que han provado este remedio casero y natural aseguran que si el agua está bien caliente (cuidado con no quemarse), el remedio puede hacer su efecto en menos de un minuto. En 15 segundo aproximadamente.

Así que ya sabes, si tienes hipo siéntate, relájate y toma un vaso de agua caliente. Ya nos cuentas.

Acupresión del punto VB20. Digitopuntura.

Primo-hermano de la acupuntura, encontramos este remedio casero y que se hace de forma natural y que si se hace con cuidado, se puede hacer en niños pequeños.

Para este remedio, debes aplicar una presión firme con el pulgar e índice en el punto VB20 que aunque luego indicaremos mejor donde está, podemos decir que se encuentra a cada lado del cuello, debajo de la base de la nuca durante dos o tres minutos mientras se hacen respiraciones cortas y ligeras.

Por lo visto, este remedio para el hipo trata de calmar el nervio que controla la contracción del diafrágma.

En la parte posterior de la nuca, por debajo del hueso occipital, en la depresión localizada entre la parte del M. Esternocleidomastoideo y el trapecio.
 
Imagen extraída de http://www.joseppebonnano.com/acupuntura/verfoto.asp?id=172

La niña que inventó un remedio para el hipo.


Hace un par de años, Mallory Kievman, una niña de 13 años sufrió un fuerte ataque de hipo. Esta misma niña, después del molesto y continuo hipo decidió descubrir un remedio para el hipo, y hace un par de meses encontró su remedio: el Hiccupop (hiccup es hipo en inglés). Una mezcla de chupachups, vinagre de sidra de manzana y azúcar.

"Esos tres elementos accionan en la garganta una serie de nervios responsable del reflejo del hipo. Básicamente se sobre-estimulan esos nervios y se cancela el hipo”, explicó la adolescente.

No sé si se trata de una niña superdotada o qué, pero lo importante es que no hay que subestimar la capacidad de una niña que durante dos años ha estado buscando insistentemente el remedio para el odiado hipo.

En fin, cuando veáis en farmacias u otros establecimientos comerciales un producto para el hipo con forma de piruleta y con el nombre de Hiccupop, ya sabeis que se trata del invento de la chica de 13 años. 

Saca la lengua y te quitarás el hipo.

Muchos de los remedios caseros y no caseros utilizados para quitar el hipo, tratan de estimular el nervio Vago, causante de la mayoría de los hipos. Levantar los brazos, aguantar respiración, beber agua o probar el vinagre o el limón son remedios naturales que ayudan en mayor o menor medida. Existe otro remedio muy sencillo, os explico: en Escandinavia existía muy difundida la idea de estirar la lengua de una persona para quitarle el hipo. Por lo que era normal que un familiar o amigo de la persona le agarrará la lengua e intentará estirarla.

Pero bueno, no hace falta acudir a la ayuda de nadie para que te estire de la lengua... a saber que ha hecho con las manos. Simplemente, tú mismo, agarrar la lengua con el pulgar y el indice con un pañuelo y tirar ligeramente hacia afuera. Lo del pañuelo es para que no resbale tan fácilmente.